Sorgin Ederra Dálmatas
Sorgin Ederra Dálmatas

Excursión por la Fageda d'en Jordà

La Fageda den Jordà (Hayedo de Jordá), es una de las 28 reservas naturales del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa. Crece sobre la colada del volcán del Croscat, que se extiende por los pueblos de Santa Pau, Olot y Les Preses, en Girona.

Existen 3 rutas diferentes en esta zona del parque. Nosotros siempre que venimos, elegimos la ruta o itinerario 1, que llega hasta el volcán de Sta. Margarida, con una duración de unes 4h 30min.

 

Para comenzar la ruta, aparcamos el coche en el pàrquing de Can Serra. Desde allí, Amets, Izar, Aloña, Lula (dálmata de una amiga, que pasaba unos días en casa), Marc, nuestra peque Eider y yo, continuamos recto, pasamos entre las instalaciones de los lavabos públicos y a la derecha, tomamos un paso subterráneo que evita que crucemos la carretera y llegamos al bosque de hayas, tres bajar unes escaleras de piedra.

 

 

En el bosque caminamos tranquilos, disfrutando del precioso paisaje y sus colores. El suelo marrón, con las hojas de años anteriores, troncos grises y copas verdes de los árboles.

 

Estamos muy tranquilos, ya que hemos venido entre semana y casi no hay nadie (ya que, en fin de semana, y más en otoño, dado al color que toma el bosque, es un lugar bastante frecuentado), y nos tomamos el camino con calma, lo disfrutamos.

 

Seguimos las indicaciones de nuestra ruta, que nos lleva por camino llanos y entre paredes de piedras.

Poco a poco vamos saliendo del bosque, nos acercamos a la zona rural. Pasamos por delante de la fábrica de yogures La Fageda y continuamos el camino asfaltado, donde llevamos a las perras atadas, hasta tomar de nuevo un camino de tierra.

Una vez pasamos cerca de la Iglesia de Sant Miquel de Sacot, donde había un grupo de caballos en el prado cercano a ella, la dejamos a nuestra izquierda y continuamos por un camino estrecho por el bosque, hasta llegar al inicio de la subida hacia el volcán de Sta. Margarida.

 

A pocos pasos tras empezar la subida al volcán, un cartel nos indica, que, en los próximos kilómetros, los perros deben continuar atados, dado a que nos podemos encontrar con animales de granja. Tengo que decir, que nosotros no los atamos, ya que es habitual en nuestro día a día, caminar entre vacas, caballos y ovejas, y nuestras perras no les hacen nada, ni persiguen, ni ladran.... nada. Si no fuera así, para evitar que pudieran hacer daño a algún animal, las ataría.

La subida hasta el volcán, al principio es por un camino estrecho y difícil, con muchos escalones, pero después tomamos un camino mucho más ancho, donde podría llegar a pasar un coche, que nos lleva hasta las escaleras que dan inicio al descenso hasta el cráter del volcán.

 

Actualmente, el cráter del volcán es un prado, donde se encuentra la ermita románica que le da nombre al volcán, y el resto del volcán son bosques.

Una vez llegamos a la ermita, aprovechamos para dar agua a las perras, ya que en todo el itinerario no hay ningún rio ni fuente donde se puedan refrescar. Y también nos refrescamos nosotros y comimos un bocadillo, que era nuestra comida.

 

Tras descansar un rato en el cráter, retomamos el camino de vuelta hasta el coche.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Sorgin Ederra Dalmatians