Sorgin Ederra Dálmatas
Sorgin Ederra Dálmatas

Digua

¿Qué puedo decir de él? Llego a mi casa cuando yo tenía 18 años y ninguna experiencia con perros. Entonces, no me imaginaba como cambiaria mi vida porque Digua estuviera en ella.

 

Proviene de un lugar desconocido, por lo tanto, nunca conocí a sus progenitores. Así que al conocer un poco más la raza y ver que él no era un buen candidato para mejorarla, a sus 15 meses, fue castrado. Nunca fue padre.

 

Gracias a él he conocido esta magnífica raza, se lo que es convivir con un animal y lo que es sentirse querida por uno de ellos y quererlo incodicionalmente.

 

Me ha acompañado allí donde he vivido, ha sido difícil, pero lo hemos conseguido. Vinimos desde Euskadi a Catalunya, cambiamos de Barcelona a Osona y diferentes viajes como Andorra, Zaragoza, Murcia, Madrid... Se acumulan en nuestras vidas. Es mi sombra y lo será siempre.

 

Todo aquel que me conoce a conocido a Digua, saben lo bueno, cariñoso, obediente, fiel, buen perro y especial que ha sido para mi. Con sola una mirada hemos llegado a entendernos.

 

Nunca tendré un perro como él.

 

Solo me queda mirar sus fotos y recordar esos momentos vividos con el con una sonrisa y lagrimas en los ojos.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Sorgin Ederra Dalmatians