historia dalmata.jpg

historia

Es asombroso como la historia de las razas mas antiguas puede rastrearse, incluso hasta el año 3.700 AC, cuando el constructor de la Gran Piramide, Rey Cheops o Khufu, poseyó un perro de compañía con manchas, atípico en cuanto a el estándar de hoy en día, pero quizás, el primer perro con manchas dibujado.

Recurso-03.jpg

Una fecha importante, en cuanto a el origen de la raza, es 1700 AC.

 

En esta época, se creó el fresco llevado desde la antigua Tiryns (Nauplia) a Atenas, el cual es exhibido hoy en día dentro del Museo Arqueológico Nacional. En él, se muestra a un jabalí, siendo cazado por dos perros, ambos con manchas negras e hígado.

 

En Grecia y Creta las pinturas de las paredes y frisos, describen a sabuesos con manchas hígado y negro, algunos con ambos colores, y en Egipto, perros con manchas son encontrados en murales, así como decorando las tumbas de aristócratas.

Tal y como aparece en el libro “Dalmatians Today” de Patches Silverstone, alrededor del año 400 AC, el Sabueso de Creta, fue utilizado para cazar antílopes, posteriormente, se cruzó con el “Perro de Antilope Blanco” (White Antelope Dog), del antiguo Egipto, produciendo un sabueso el cual, instintivamente corría libre, al lado de los caballos, cazando, y principalmente, persiguiendo a los ciervos.

 

Recurso-01.jpg

Más tarde, en el siglo XVI, el estilo de cazar cambio y los sabuesos de manchas, ya no eran requeridos, pero, mantuvieron su afición por trotar al lado de los caballos. De esta manera, atrajeron la atención de los jóvenes aristócratas británicos que viajaban al extranjero. Muchos de ellos, volvían a casa, con uno de dichos sabuesos, a quien creyeron idóneos para desempeñar el papel de perro de carruaje (carriage dog), con sus pies y extremidades fuertes, y su bondad hacia los caballos. Gitanos y jugadores errantes, en varias partes de Europa, también se sintieron atraídos por la inusual apariencia de los perros con manchas.

Hablando sobre el nombre dálmata, no hay ninguna conexión con Dalmacia (Croacia) hasta 1930, cuando Vane Ivanovic, General Cónsul de Mónaco en Gran Bretaña y un miembro del British Dalmatian Club, llevaron un par de dálmatas a Dalmacia, como presente para su padrastro, Bozo Banac, quien expreso el deseo de introducirlos allí. Más probablemente, el nombre proviene de “Damachien” como entonces eran conocidos (“Dama” significando gamo en latín y “Chien” sabueso o perro, en frances).

 

¿Por qué las manchas? Solamente existen dos razones en la naturaleza por este colorido distintivo; para atraer o como camuflaje. Los dálmatas no necesitan las manchas para atraer, por lo cual, asumimos que las tienen para camuflarse. Cuando consideramos el camuflaje en las condiciones de un desierto, el color blanco del fondo se puede mimetizar con la arena clara sin dificultad y las manchas pueden parecer las piedras del entorno, lo cual, los hizo inestimables para la caza en el desierto. Puede, por lo tanto suponerse, que los perros con manchas se criaron entre si, para fijar esas características, y por eso, la raza ha perpetuado durante siglos con una sorprendente carencia de cambios físicos.

Dalmata Sorgin Ederra camada cachorros

Esta antigua raza canina llega a nuestros días sin haber experimentado ningún cambio morfológico o estético. El dálmata siempre ha tenido la misma forma y dimensiones, el mismo manto y el mismo carácter. Y deseamos que se siga criando sin variaciones, porque es y debe seguir siendo un dálmata.

Al ir aumentando la población de esta raza, John Henry Walsh publico el primer estándar.

Su primera aparición en las muestras caninas tuvo lugar en diciembre de 1860 en Birmingham, en donde el público asistente pudo contemplar en carne y hueso, y no solo en pinturas y grabados, el perro manchado, que causo una gran admiración.

El primer club que se creó en el continente europeo fue el alemán, fundado en 1920, y a partir de 1930 se constituyeron en otros muchos países.

Una gran popularidad se debe a su llegada a la gran pantalla en la famosa película de Walt Disney, 101 Dálmatas. Es importante destacar que esta película no es fruto de la imaginación y fantasía, sino que realmente refleja la sensibilidad, la inteligencia y la bravura de este perro. Todos los propietarios de un dálmata nos podrán dar fe de ello.

En España el interés por esta raza fue bastante moderado hasta finales de la década de los ochenta, aunque actualmente va en constante aumento.

El dálmata goza de una gran difusión en Inglaterra. En las exposiciones importantes se pueden contabilizar más de ciento cincuenta ejemplares esperando su turno para el ring. En el resto de Europa, concretamente Suecia, Francia, Bélgica, Holanda y Alemania, es dálmata esta más difundido que en España.

Pero a menudo la cantidad va en detrimento de la calidad, y esto es lo que ocurre inevitablemente cuando una raza está excesivamente difundida y criadores poco experimentados se dedican a la reproducción.

En Estados Unidos es una de las razas más conocidas, cada año supera los treinta mil cachorros los inscritos en los libros genealógicos.

En este país han sido y son conocidos como los “perros bombero” por su arraigada unión a los carruajes, tanto en Inglaterra como en Estados Unidos. Los carruajes de bomberos, tras la aparición del automóvil, se convirtieron en camiones, pero continuaron preservando a su mascota canina como insignia de su oficio.